EL TRABAJO CON ORACIONES DESDE LOS PRIMEROS PASOS DE LA LECTURA

Manuel Valdivia Rodríguez

carteles léxicosEn un artículo anterior (“La importancia dela oración en la lectura inicial”) hemos afirmado que, desde los primeros momentos del aprendizaje de la lectura, el niño debe trabajar ya con oraciones, unas veces solas, otras veces conformando textos breves, en cierto modo equivalentes a párrafos. Debe hacerlo porque solo así aprenderá los mecanismos de análisis propios de la lectura inicial, que son básicos para la profundización posterior de una capacidad tan importante como la lectura. Reconocer letras, sílabas, palabras –como lo sugieren otras líneas metodológicas- no es leer; y no se puede trabajar con esas unidades ni siquiera como un preliminar, como una etapa preparatoria  hacia la lectura; más bien se debe llegar a ellas en el marco de textos verdaderamente significativos, que son los conformados por oraciones. El problema es cómo hacerlo. En este y en próximos artículos intentaremos una presentación siquiera escueta de lo que podemos llamar una metodología de base oracional para el aprendizaje de la lectura. Lo que se diga en este artículo es en este sentido solo el comienzo.

Para comprender lo que proponemos, imaginemos una secuencia de trabajo que puede ocupar varias sesiones con los niños. Imaginemos que comenzamos con una oración básica, “El niño juega con su papá”, cuyo contenido es familiar para los niños y por ello mismo hace que esa oración sea aparente para nuestro propósito. Para facilitar las cosas, será bueno que trabajemos con carteles léxicos, que son fáciles de manipular en la pizarra, en un tablero o en un soporte especial. Estos carteles deben estar escritos con una letra “de imprenta”, de caracteres separados. El estilo puede ser “Script” o uno parecido (Arial, Century, etc.). Hacerlo con este tipo de letra es importante porque vamos a trabajar con la lectura, procurando formar un cúmulo de palabras que pasarán a constituir el vocabulario visual de nuestros alumnos.

(Para los efectos de esta presentación paso por alto muchos detalles procedimentales –como el diálogo inicial, por ejemplo- pues el propósito de este artículo es mostrar cómo es en esencia el trabajo con oraciones).

Imaginemos, pues, que comenzamos nuestra labor con la presentación de la oración base:

/el/ /niño/juega/  /con/su/papá//./

La “leemos” para los alumnos y examinamos su contenido con ellos,  buscando que participen también con su lectura oral.

Después, desarmamos la oración y la reconstruimos, frase por frase, con los alumnos: ¿De quién se habla en esa oración? Del niño. Entonces “escribimos” esa frase con los carteles y  la leemos con ellos:

/el//niño

¿Qué hace el niño? “juega”. Mostramos el cartel correspondiente y lo colocamos en su sitio:

/el//niño/    /juega/  

Continuamos reconstruyendo la oración:  El texto dice que el niño juega ¿Con quién?, “Con su papá”. Tomamos los carteles y “escribimos” la frase: con – su – papá:

/el//niño/    /juega/    /con/ /su/ /papá//./

Adviértase que hemos colocado a propósito los carteles en distancias distintas. Esta separación artificial de los carteles ha sido hecha para destacar las frases de la oración: sujeto, verbo y complemento del verbo, y para orientar la lectura oral. Sí. Porque ahora volveremos a leer oralmente con los niños, pero no lo haremos palabra por palabra “el – papá – juega – con – el – niño”, sino por frases y con la entonación debida: “El papá // juega / con el niño”, haciendo una pausa imperceptible entre el sujeto y el predicado y respetando la cadencia de la voz al final de la oración.

Es fácil entonces llegar a la lectura de palabras (dando preferencia en este caso a las palabras con contenido). ¿Dónde “dice” niño?, ¿dónde “dice” juega?, ¿dónde “dice” papá?; o extrayendo los carteles de su sitio y mostrándolos, preguntando: Qué “dice” aquí, en este cartel. Intervienen todos los niños o algunos (los que desean o los que nosotros señalamos).

Con esta práctica buscamos que los alumnos lleguen a reconocer globalmente las palabras representadas en los carteles (lo cual será un indicio de que ya están formando parte de su vocabulario visual).

Luego, podemos “escribir” otras oraciones con los carteles, para que los niños las lean con nosotros. Se puede escribir oraciones como:

/el//niño/ /juega//./  

/el/papá/ /juega/ /con/ /el/ /niño//./

Naturalmente, al presentar una oración nueva, esta siempre debe ser analizada, siempre con el apoyo de preguntas hechas por el docente. Es muy importante que los niños identifiquen el sujeto, el verbo y los complementos, porque esa será la matriz para la comprensión literal, que nunca debiéramos descuidar.

(Llegados a este punto se comprenderá por qué no estamos empleando todavía mayúsculas. Para hacerlo deberíamos tener un cartel para “El” y otro para “el”, y esto complicaría el ejercicio, ya de por sí bastante complejo. Dejemos para después el manejo de las mayúsculas iniciales; pero no dejemos el punto, que, como se ha visto, deberá ser empleado en todos los casos).

Revisión de lo hecho hasta ahora

  1. Estamos trabajando con oraciones, pero llegamos a reparar en las frases y las palabras. No estamos partiendo de palabras (mucho menos de sílabas y letras), pero llegamos a trabajar con ellas como un paso de nuestro trabajo.
  2. Estamos cuidando que siempre haya comprensión del contenido, sea de las palabras o de las frases, pero sobre todo de las oraciones.
  3. Estamos incrementando el vocabulario visual de los niños, con palabras con contenido (en este caso verbos y sustantivos) y con palabras funcionales: ‘el’, ‘con’.
  4. Estamos formando la lectura oral de los niños, procurando que lean sin silabear y sin “palabrear” (si esta palabra existiera), es decir sin cortar la oración leyéndola palabra por palabra
  5. Estamos apoyándonos en la gramática de la lengua, que ya poseen los niños desde que aprendieron a hablar, como un mecanismo para asegurar la comprensión. Por eso buscamos que los niños identifique (sin usar el nombre gramatical) quién es el sujeto y qué es lo que hace

¿Algo más?

Sí, mucho. Cada docente puede continuar con sus niños realizando otras actividades de lectura que no hemos descrito: Los niños pueden “escribir” con los carteles frases y oraciones que se les pide, se puede crear oraciones equivocadas y analizar si están bien (“el papá niño juega”, por ejemplo), se puede escribir una oración, desarmarla de inmediato, y pedir que algún niño la reconstruya, etc.

La oración se presta para trabajar con los nombres de los alumnos de la sección, que seguramente ya son conocidos en su forma escrita: “El papá juega con Judith”, “Marcos juega con René”, “Rinana juega con Mariana”. Para este efecto el profesor puede escribir carteles adicionales o cada niño puede escribir su nombre en un cartel para usarlo en la lectura, etc. Y podrá hacerlo empleando la mayúscula que corresponde a los nombres propios.

CONTINUANDO CON OTRA ORACIÓN BASE

Imaginemos cómo sigue nuestra secuencia de trabajo. Imaginemos una nueva oración base, con un contenido cercano a la vida cotidiana de los niños. Puede ser, por ejemplo, la siguiente:

/la/ /niña/ /ayuda/ /a/ /su/ /mamá//./

Esta segunda oración ofrece muchas posibilidades para la lectura. Si aplicamos a esta segunda oración el procedimiento sugerido para la primera tendremos bastante material para que los niños vayan incrementando su capacidad lectora.

Las palabras de contenido no son muchas (‘ayuda’, ‘mamá’) pero es posible la introducción global de palabras funcionales muy útiles: ‘la’, ‘a’, ‘su’.

Leyendo más textos con palabras conocidas

Una vez que se ha terminado de trabajar con las palabras de la segunda oración base siguiendo la secuencia que hemos recomendado, conviene pasar a un momento muy importante: el trabajo combinado con  las palabras de las dos oraciones base. Contamos con que los niños ya conocen globalmente un cierto número de palabras (usadas en las dos oraciones base) y aprovechamos esa circunstancia para construir nuevos textos. Adviértase que estamos combinando palabras de las dos oraciones.

/el/ /niño/ /juega/ /con/ /la/ /niña/ /./

O

/el/ /papá/ /ayuda/ /al/ /niño//./

Etc.

Si se observa bien, con este procedimiento los niños pueden fortalecer cada vez más su vocabulario visual, lo que les permitirá leer con fluidez y buena entonación. Además, estarán familiarizándose con palabras funcionales, que son las que soportan las estructuras sintácticas; y, sobre todo, estarán trabajando con inteligencia plena de lo que leen.

¿Eso es todo? No. En la propuesta metodológica que estamos presentando llegará un momento en que se realicen actividades de decodificación, gracias a las cuales los niños adquieren estrategias que les abren las puertas para el acceso a nuevas palabras sin necesidad del apoyo adulto. Trabajarán con textos concatenados, con textos discontinuos, con producción de textos. Además, no se concentrarán en lectura, pues comenzarán la adquisición de la escritura, siempre en el marco de la lectura, de manera que en pocos meses estarán en condiciones de realizar lecturas en forma autónoma[1].

Debo decir que esta metodología ha sido aplicada con éxito en castellano por algunos docentes que participaron en el PRONAFCAP de la UNMSM en 2010 y 2011. No fueron muchos porque la mayoría empleaban los libros distribuidos por el Ministerio de Educación, preparados para otro enfoque. Dos maestras magníficas, que trabajaban en una escuela cercana al aeropuerto, consiguieron que su institución ocupara el tercer puesto en la evaluación censal de 2012.  Ha sido probada también con niños quechuas y con mujeres analfabetas hablantes de quechua en Huancavelica. En este caso, ha tenido, por supuesto, las variantes que requería, pero ha permitido resultados exitosos en una población supuestamente privada de casi todo lo que se necesita para aprender a leer y escribir. La propuesta descansa en un soporte teórico sólido y está apoyada por experiencias logradas. Por ello, me queda el compromiso de seguir difundiéndola.


[1] En sucesivos artículos presentaremos los procedimientos para los pasos mencionados.

10 respuestas a EL TRABAJO CON ORACIONES DESDE LOS PRIMEROS PASOS DE LA LECTURA

  1. macolo dice:

    Que interesantee esta metodologia basada en las oraciones, yo tengo niños de primer grado y desde el primer dia les he presentado oraciones de bienvenida y me he dado con la sorpresa que algunos leen pero no comprendian…ahora les he presentado pequeños textos donde han leido utilizando la lectura ECO.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Dice usted varias cosas interesantes: (i) En su sección hay niños más adelantados. Siempre sucederá así. Esa condición nos ayuda mucho, porque ellos movilizan a los demás. Hay que aprovechar su saber, pero con el cuidado de no concentrarse en ellos. Su intervención, por ejemplo, es buena para la lectura en pares. (ii) Hay niños que leen pero no comprenden. Generalmente eso sucede porque se les ha enseñado a decodificar, pero no a procesar el contenido (que es lo que yo sugiero). Pero me permito una aclaración: Si no comprenden, no leen; solo oralizan. (iii) La lectura en eco es un buen procedimiento, uno entre los varios que puede utilizar el docente. Ayuda mucho para el ejercicio de la entonación. Pero ¡cuidado¡ lea las oraciones por frases, no por palabras Seguiré publicando artículos de esta índole. Me había prometido escribir un libro sobre el tema, pero como el tiempo me gana estoy fraccionándolo en artículos. Podría ser bueno que se suscriba al blog. Saludos.

      • Buenas tardes, le escribo a usted,porque realmente están muy interesantes sus artículos.Me gustaría seguir leyéndolos y compartiéndolos con mis colegas.

      • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

        Me alegra su opinión, Elsa. Voy a seguir escribiendo al respecto. Podría ser bueno que se suscriba a mi blog. Es fácil, porque en el margen derecho de la página hay un botón que apretar y con eso basta. Le agradezco que comparta los artículos con sus colegas. Saludos.

  2. Joel dice:

    Estimado Manuel, la técnica de las oraciones para la lectura y escritura me parecen muy buenas, ya que me permitieron lograr en mis alumnos del primer grado leer y escribir en medio año; se parece un tanto a la metodología que utiliza Celestin Freinet, el cual parte de oraciones propias de su contexto,dejando que el alumno proponga las oraciones y permitiéndole al alumno experimentar herramientas y técnicas de trabajo, para así lograr un aprendizaje significativo. Saludos.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Estimado Joel:
      Estoy seguro que conseguiste que tus niños aprendieran a leer y escribir en pocos meses. Así debía ser siempre. Felicitaciones. Es cierto. Hay puntos comunes con los procedimientos empleados por Freinet, con la creación de textos por los niños, que luego publicaban en una impresora elemental. Por ahora estoy presentado procedimientos básicos; pero en un artículo próximo explicaré cómo, de dónde salen las “oraciones básicas”. Verás que se puede partir de diálogos, de sucesos de la escuela, del comentario de ilustraciones, de cantos, de poemas, de narraciones. El tiempo -y la extensión permitida en un blog- me obligan a ir paso a paso. Te invito a seguir frecuentando mi blog. Saludos.

  3. Julia dice:

    Gracias por escribir y compartir:
    El MINEDU plantea la capacidad a lograr en estudiantes del III ciclo
    “Se apropia del sistema de escritura”, el modelo de enseñanza aprendizaje de la lectura y escritura se presenta asociada a la producción oral y escrita de textos, dentro del enfoque Comunicativo Funcional. Partiendo del nombre del estudiante como pieza de escritura y la producción de textos.
    Me gustaría saber que opinas…. no distingo una secuencia didáctica precisa para conducir el aprendizaje de la lectura y escritura que a mi entender es distinta a la producción de textos funcionales y comprensión de textos.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Estimada Julia: Respondo por partes. Perdona que sea escueto.
      1. Es absolutamente importante trabajar relacionando la comunicación oral con la lectura y la producción de textos. Este es un principio irrenunciable para el desarrollo del lenguaje, no solo en primer grado sino en toda la educación básica. En lo que difiero es que el enfoque comunicativo se queda estrecho. No se resalta el hecho de que el desarrollo del lenguaje tiene relación todavía más importante con el desarrollo de la cognición. Por eso no suscribo el enfoque comunicativo.
      2. El nombre del niño es importante. Nadie lo pone en duda. Llamar al niño por su nombre más que por su apellido, procurar que lo reconozca por escrito, claro que sí. Pero partir de él para que aprenda a leer y a escribir es demasiado. En primer lugar, como usted dice, la metodología que se propone no es muy clara al respecto. En segundo lugar, no se ve un problema nacido de una moda actual: los niños tienen nombres en inglés (y a veces mal escritos). Cómo partir de Shirley si el fonema inicial ‘sh’ no existe en castellano; cómo decirle que Jonathan, con j, se pronuncia como “ye”; cómo aceptar la escritura “Brayan” para un nombre que en inglés es Brian, etc. etc.
      3. El aprendizaje de la escritura tiene una metodología (que no está precisada) y el aprendizaje de la producción de textos tiene otra (que tampoco está explicada). Eso me preocupa mucho.
      Gracias por tus comentarios, Julia.

  4. FRANCISCA ESCOBAR CARRILLO dice:

    Está interesante su información y me alegra porque me sirve para mi practica pedagógica para lograr que mis niños aprenda a leer y a escribir sé que este método me va ser útil. Espero me brinde mas información a mi correo, la necesito porque tengo niños de primer grado. Muchas gracias.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Me alegra que el artículo le sea útil, Francisca. Lamentablemente, no me será posible enviarle información a su correo. Tendría que hacer lo mismo con otros docentes, y eso no es posible. La invito a suscribirse a mi blog (a la derecha de la columna hay un botón para hacerlo). Así, cada vez que se publique una nueva entrada en el blog usted recibirá un aviso. Seguiré publicando artículos sobre el aprendizaje de la lectura. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: