ATENDER LA PRODUCCIÓN DE TEXTOS EN LA ESCUELA: UNA NECESIDAD PERENTORIA

marzo 22, 2022

Manuel Valdivia Rodríguez

Desde que hace dos décadas fueron dados a conocer los resultados de la evaluación de PISA, cundió por el mundo una gran preocupación por la lectura de los adolescentes. Casi al mismo tiempo, evaluaciones regionales y nacionales mostraron que el problema comenzaba antes, pues se tuvo conocimiento de la pobreza de la lectura de los niños de educación primaria. Ahora, transcurridos veinte años, no se puede mostrar satisfacción porque las cifras han mejorado muy poco.

Pero hay otro problema de filo mucho más cortante: Se habla mucho de la lectura; pero no se dice nada sobre la escritura, entendida ésta como la producción de textos. Si los índices de lectura son bajos, es probable que los de escritura -si fuera posible hacer evaluaciones- serían inferiores.

Conseguir una buena lectura es difícil; pero lograr buenos escritos es mucho más complicado. Si se tratara de escribir esquelas, carteles, mensajes de correo electrónico, notas en Facebook o en Twitter y así por el estilo no se tendría que arrugar la frente. Pero el escribir como lo requiere -o debe requerir- la escuela es mucho más exigente.

La educación de la escritura apunta a un escribir para pensar, para conseguir que las ideas tomen forma, para clarificar lo que se tienen en mente, para construir conocimiento o afianzarlo en la memoria. Pretender estas alturas es contribuir a la formación del intelecto de los niños, adolescentes y jóvenes, y tendría que ser el horizonte de la escuela.

El manejo del lenguaje escrito camina sobre dos pies: la lectura y la escritura. Felizmente, ambos procesos son sinérgicos y se alimentan mutuamente. Quien mejora su lectura probablemente puede mejorar su escritura; quien mejora su escritura con seguridad mejora su lectura. Por eso no está bien que nos preocupemos solo por la lectura. La escuela debe comprometerse con mirar ambos procesos como un conjunto. A fin de cuentas, se trata de impulsar a los estudiantes hacia un enriquecimiento en lectoescritura, dominio este que, como una moneda, tiene dos caras inseparables.

                                                                                                                Lima, marzo 2022


¿EVALUAR EL MÉTODO PARA LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA?

julio 16, 2012

Manuel Valdivia Rodríguez

En la década de los noventa se promovió en nuestro país una propuesta metodológica relativamente nueva para la enseñanza de la lectura en el primer grado. Era una propuesta que se aplicaba desde los años ochenta en el sistema educativo francés, fuertemente asentada en el reconocimiento global de palabras asimiladas a partir de textos “reales”. Confiando en este reconocimiento, esta vía metodológica rechazaba cualquier trabajo con unidades menores (sílabas y otras partículas) aunque sugería, casi sin decirlo, una llegada aleatoria a grafías del alfabeto. Esta propuesta fue impulsada en nuestro país por los órganos normativos del Ministerio de Educación y difundida en las acciones de capacitación docente. Desde entonces es la que se emplea en nuestro sistema educativo. No obstante que las evaluaciones de la UMC denuncian, año tras año, que los niños del segundo grado de Educación Primaria no logran los aprendizajes necesarios, esta propuesta metodológica ha permanecido sin ser evaluada y mantiene su vigencia. Prueba de ello es que hoy se la encuentra expuesta en el fascículo ¿Qué y cómo deben aprender nuestros niños y niñas?, recientemente publicado como parte de la colección “Rutas del aprendizaje”. Lee el resto de esta entrada »