QUERÍAMOS TÁNTO A LA PEQUEÑA LULÚ

mayo 1, 2009

por Manuel Valdivia Rodríguezlittlelulu

Hace poco más de 100 años, en 1893, apareció, en la edición dominical de un periódico de Nueva York, la primera tira cómica de éxito: The Yellow Kid, creada por Richard F. Outcault. Ese muchacho descalzo, de orejas grandes y cabeza sin pelo, vestido con una camisola amarilla, nació ya grande para divertir a los adultos lectores del The New York World. Con él apareció la historieta como un nuevo género para entretenimiento, que muy pronto alcanzaría niveles superiores.

En la primeras décadas del siglo XX, cobraron vida otros protagonistas de historietas, siempre para adultos: “El Capitán y los pilluelos”, “Educando a papá”, “Flash Gordon”, “Dick Tracy”, la inquietante Betty Boop y muchos otros. A comienzos de la década de los 30, se editan los primeros “comic books”, que se venden como cuadernillos sueltos independientes de los periódicos, y se descubre que la historieta puede ser producida para los niños. Así nacen el Ratón Mickey, el Pato Donald y después los superhéroes como Superman y Batman. A partir de entonces los niños tendrán para su disfrute las historias de Periquita, el conejo Bugs, Daniel el Travieso, el pato Lucas, la zorra y el cuervo y la pequeña Lulú, defensora temprana del derecho de las mujeres, por lo menos en cuanto a ingresar al club de varoncitos de la banda de Tobi. Y para los adolescentes también aparecen los amigos de Archie, el joven matrimonio de Lorenzo y Pepita, el Llanero Solitario y las historias policiales de El Tony. Gracias a esos “chistes”, como eran llamados en nuestro país, los niños y adolescentes leían incansablemente, fortaleciendo con un auxiliar divertido sus capacidades de lectura.

Lee el resto de esta entrada »