UNA FUNDAMENTACIÓN DE LA EIB DESDE LAS NEUROCIENCIAS

Manuel Valdivia Rodríguez

fascículo arqueadoUn artículo escrito por la doctora española Diana López-Barroso, PhD en Neurociencias, “El aprendizaje de palabras depende de una buena conexión entre regiones del hemisferio izquierdo”, [1] da cuenta de investigaciones recientes de su equipo, y comparte información valiosa que debemos aprovechar en favor de la educación de nuestros niños.

En el artículo se mencionan dos regiones del cerebro que tienen radical importancia para la formación del vocabulario durante el aprendizaje de la lengua: la región auditiva relacionada con el procesamiento sonoro de las palabras (que se halla en el lóbulo temporal) y la región motora que tiene que ver  con los movimientos articulatorios de producción de los sonidos de las palabras (que se halla en el lóbulo frontal).  Estos centros intervienen en la formación del léxico, pero para cumplir este rol necesitan estar conectados. Y felizmente lo están, gracias al fascículo arqueado, que es un haz formado por los axones de las neuronas de las dos regiones, la auditiva y la motora, un haz que puede parecerse a una madeja de cables de electricidad pero infinitamente delgados. Este fascículo es como una “carretera” – la comparación es de la Dra. López-Barroso- por la cual transita, en uno u otro sentido, la información que se comunican las neuronas.

A diferencia de las carreteras de asfalto, cuya construcción debe estar terminada para dar paso a los vehículos, esta carretera se construye a medida que se la emplea (y se construye mejor mientras más se la emplea). Los axones y las dendritas de las neuronas de los centros mencionados, están allí, en el cerebro, desde que este comenzó a formarse, y su función viene ya en la carga genética del individuo. Pero las conexiones se establecen después, en este caso, a medida que la criatura humana comienza a escuchar el habla de la gente del entorno. Estas conexiones son más y más eficientes con el paso de los días, y son establecidas mejor gracias a que los axones se van cubriendo de mielina, una sustancia blanca que contribuye al paso de la información. Por eso es que de pronto tenemos, visible a los instrumentos de la ciencia, el fascículo arqueado, que no es un órgano que nace con la persona sino un medio que se forma y construye gracias a la plasticidad del cerebro, cuyas redes se forman gracias a su actividad y a la interrelación del individuo con su entorno.

La Dra. López-Barroso habla solo del fascículo arqueado  porque ese ha sido su centro de atención en las investigaciones que ha realizado con un instrumental modernísimo. Pero sabemos bien que la adquisición y empleo de palabras activa y conforma otras “carreteras” relacionadas con la memoria, con los centros de procesamiento semántico y morfosintáctico, con las zonas donde se producen imágenes o se despierta la invención. Es decir que el aprendizaje y empleo de palabras (lo que implica sonido, significado y función gramatical) pone en juego múltiples haces o carreteras (además de otras redes neuronales que impulsan la construcción y emisión de enunciados verbales y la comprensión de los que se recibe). Estas tramas neuronales no son iguales entre los individuos pues se constituyen sobre la base de las experiencias y contactos que cada uno tiene, y son por lo tanto definitivamente singulares a cada persona. Para todas estas tramas neuronales –que hacen que nuestros cerebros sean muy diferentes- puede convenir una frase de la Dra. López-Barroso: “Sin embargo, y afortunadamente, es preciso puntualizar que las diferencias anatómicas observadas pueden deberse tanto a factores genéticos como a factores ambientales”.  Los factores ambientales son precisamente los que modelan la formación de las “carreteras” y operan sobre todo en los primeros años de la vida infantil, que son años decisivos para el desarrollo del lenguaje.  En efecto, al apropiarse de la lengua materna, en la mente de los niños se va formando un cableado ad hoc para la lengua que se habla del entorno.

Pero, ¿por qué escribo esto,  si contamos con el excelente artículo de la Dra. López-Barroso? Lo hago para extender la reflexión hacia algo que compete a la educación de nuestros niños de habla materna indígena, que son cientos de miles aquí en Perú y en países similares al nuestro en cuanto a pluralidad lingüística. Quiero tocar, pues, un asunto de EIB.

Intentemos imaginar lo que sucede con los niños que hablan una lengua indígena, que habitan los pueblos andinos y amazónicos. Desde antes de nacer sucede con ellos lo que pasa con todos los niños del mundo. Van formando las redes neuronales útiles para lograr la expresión en su lengua materna y conseguir la compresión de lo que se dice en esta.  A los cinco o seis años, las redes están bien tendidas, las “carreteras” están formadas –entre ellas el fascículo arqueado y otros circuitos más: solo falta que se fortalezcan y se enriquezcan. Activando las redes neuronales que se han formado en sus cerebros, los niños hablan, conversan, expresan sentimientos, relatan  experiencias, describen lo que vieron, se quejan, exigen, piensan, reflexionan, recuerdan, inventan, imaginan. Pero cuando llegan a una escuela que ignora su condición lingüística, y donde se quiere imponer una lengua ajena para ellos, el cableado cognitivo y expresivo que poseían no es usado más. En vez de ser aprovechado como un potencial para el aprendizaje de conocimientos y capacidades, incluso para el aprendizaje de una segunda lengua, en vez de ser el vehículo principal para el contacto social que se opera en la escuela y para el acercamiento reflexivo a la realidad, es dejado de lado o reducido a funciones ancilares.

La lengua que dominan los niños, con todo el respaldo cognitivo que posee, pasa a un plano menor –y no faltan casos en que su empleo en las aulas llega a ser prohibido para dar paso a una castellanización lo más rápida posible. Así, el equipamiento mental construido en varios años, comienza a desgastarse irremediablemente puesto que comienza una severa poda sináptica, un fenómeno normal que ocurre en el cerebro cuando las redes que se establecen en él dejan de ser usadas.

A los cinco o seis años, tienen que construir otras redes, otras “carreteras” relacionadas con el  castellano, pero este nuevo equipamiento no goza ya de la riqueza de oportunidades que tuvieron los niños cuando se apropiaban de su lengua materna, y con él, tan endeble  e inorgánico,  deben intentar sin embargo el aprendizaje de los saberes de que se encarga la escuela en las áreas curriculares: matemática, ciencias naturales, ciencias sociales, etc. Así, el fracaso tiene el camino abierto.

El artículo de Diana López-Barroso –referido al aprendizaje de palabras- ha permitido trazar una línea de argumentación en favor de la EIB. Pero si aprovechamos las fuentes de las neurociencias y la psicología contemporánea hallaríamos todavía una base mayor de sustentación de la EIB.

En estos años en que la EIB comienza a ser valorada, la argumentación en favor de la misma se basa más en argumentos antropológicos o lingüísticos: hay que recuperar lenguas que expresan una visión de mundo, hay que valorar las culturas ancestrales, que son también nuestro patrimonio, hay que reconocer los derechos de los pueblos indígenas; pero no se habla mucho de lo que sucede de los niños, quienes, aun tratándose de una propuesta educativa de avanzada, son los menos mencionados. Su derecho al disfrute de una educación sin tensiones ni frustraciones, en la cual ellos pueden participar haciendo uso de su lengua y su conocimiento tendría que ser necesariamente uno de los argumentos.


Anuncios

22 respuestas a UNA FUNDAMENTACIÓN DE LA EIB DESDE LAS NEUROCIENCIAS

  1. JUAN CARLOS dice:

    HOLA
    IMPORTANTE LA INFORMACION COMPARTIDA POR QUE NOS PERMITE REFORMULAR ALGUOS ASPECTOS DE NUESTRA PRACTICA PEDAGOGICA EN BASE A LOS NUEVOS DESCUBRIMIENTOS EN NEUROCIENCIA.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Me alegra mucho, Juan Carlos, que esté llamado a reflexionar y revisar sus prácticas. Debemos estar atentos a los hallazgos de las ciencias. Diríamos que los últimos 20 años han sido extraordinarios y que de ahora en adelante el progreso será mayor. Pero la inteligencia, la memoria, el pensamiento, el lenguaje, aun la lectura son funciones y procesos tan complejos que siempre estará lejos de nuestro alcance. Saludos.

    • HOLA
      Interesante dicha información porque nos permite aprender cosas nuevas para nuestras practicas pedagogicas .

      • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

        No nos cansaremos de hacer caso a los hallazgos de la ciencia para mejorar nuestra práctica, Olinda. saludos

  2. wilmer dice:

    HOLA
    ES HORA DE QUE ESTAS INVESTIGACIONES SE MASIFIQUEN USANDO DIVERSOS MEDIOS Y LLEGUEN A LOS PEDAGOGOS QUE TRABAJAMOS CON ESTUDIANTES EIB.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Todos debemos hacer conocer este conocimiento. Cada maestro puede invitar a otro a reflexionar sobre el asunto. Saludos, Wilmer.

  3. MARA DEL ROSARIO GUERRERO GUERRERO dice:

    Gracias por compartir esta importante investigación que nos permite reflexionar sobre cómo podríamos desarrollar una práctica pedagógica con fundamentos científicos que responda a las necesidades de nuestros estudiantes.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Darle un mayor fundamento científico a nuestro trabajo es una forma de apoyar la dignificación del magisterio, María del Rosario.

  4. Digna Robles Ramirez dice:

    gracias por hacernos recordar cuan maravilloso es nuestro cerebro y todo nuestro cuerpo, conocerlo mejor nos permitirà obtener herramientas valiosas que utilizaremos en nuestra practica docente, para la mejora de los aprendizajes. Muchas gracias,
    Digna Robles.

  5. Maria Elena Calderón Chambi dice:

    Muy interesante leer su artículo Profesor, debemos tomar en cuenta en nuestra labor educativa la lengua materna que traen los niños al aula, y en base a ello propiciar el aprendizaje de conocimientos y capacidades. Gracias por sus aportes que nos enriquecen y hacen reflexionar en nuestra profesión.

  6. Jorge Edinson Ocampo Castañeda dice:

    Buen Día, interesante la información, teniendo en cuenta que en la actualidad la Neurociencia es un aspecto fundamental para el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos y alumnas, es necesario recordar que en nuestra práctica pedagogica se esta desarrollando solamente el proceso pedagógico dejando de lado al proceso cognitivo y para esto debemos entender el funcionamiento de nuestro cerebro, debemos profundisar más el estudio de la parte cognitiva del ser humano.
    Felicitaciones.
    Jorge Ocampo

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Así es, Jorge. Estar al día en los aportes de las neurociencias nos lleva a modificar mucho nuestra pedagogía. Lo malo es que en los países de habla castellana siempre andamos en retraso. Pero hay que hacer el esfuerzo. Saludos.

  7. Timoteo Quispe Reyes dice:

    Lo mejor de nuestro cerebro es recibir estimulantes verbales, porque eso nos permite conectar las vías que mencionan o fortalecerlos , y eso debe ser nuestra misión de cada docente desde el último hasta del centro de la capital del Perú, reflexionemos los docentes de la ultima institución. Debemos dar tooodo lo que se puede hacer.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Tiene razón, Timoteo, en eso de dar todo lo que se puede hacer. Solo quiero decirle que los estímulos que los niños necesitan no son solo verbales. Ellos necesitan de un contacto con la realidad: Saludos.

  8. William Torres Rios (Supayqarqo) dice:

    Todo pasa por ahi, el cerebro,que es una gran antena de recepcion y emision de ondas. La decada del cerebro a dado muchas luces a cerca de este, aun, misterioso organo.
    Soy docente rural y plasmo, expreso, creo, imagino y demas actos en dos lenguas, junto a los niños.
    Con este articulo confirmo mi sospecha de que no conseguiremos nada, si no nos centramos y profundizamos en el mecanismo interno del pensamiento. Con la admision abierta de este enfoque recien podriamos sostener que la educacion en el Peru, aborda sus problemas dentro de un marco cientifico y a eso deberia apuntar las capacitaciones.
    Gracias por el interezantisimo artículo.

  9. luz verónica cruz villachica dice:

    Es interesante todos los descubrimientos que se vienen realizando y dando más valor al desarrollo de la estructura cerebral y como en los primeros años de su maduración y formación es importante dalle más importancia en la tarea educativa. Todo descubrimiento nos debe llevar a enfocarnos a lo que es más primordial en el cuidado y formación de nuestros educandos desde la temprana edad. Gracias por el aporte tan interesante

  10. Clariza Yupanqui Aliaga dice:

    Las neurociencias son una herramienta de gran importancia para nosotros los docentes, lo que nos falta es profundizar en el conocimiento de las mismas, para poder aplicarlo con mayor conocimiento y lograr así una mejor actividad en el campo de la enseñanza de nuestros estudiantes.
    Muy interesante el artículo, que nos llama a investigar más sobre la neurociencia.
    Felicitaciones.
    Saludos cordiales.

  11. Celestino Ponte Rodríguez dice:

    Interesante artículo muy relacionado con el campo educativo, descubrimiento que nos llevará a mejorar nuestra practica educativa.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Las neurociencias nos están mostrando muchas cosas nuevas. Igual la psicología. Nuestros planteamientos pedagógicos deben apoyarse en esos indicadores y renovarse completamente. Saludos.

  12. ROSA ELENA dice:

    ESTE ARTICULO DE NEUROCIENCIA SE RELACIONA CON EL CAMPO EDUCATIVO,DANDONOS FACILIDAD PARA COMPRENDER COSAS QUE SE RELACIONA CON EL APRENDIZAJE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: