Serie “Recursos gráfico verbales para la enseñanza de la lectura”


Manuel Valdivia Rodríguez

Ese oso se asea1.- En la década de los 80 era muy empleado en Perú un método para la enseñanza de la lectura organizado en unidades, cada una de las cuales era dedicada a la introducción de una grafía. Cada unidad comenzaba con el reconocimiento de una palabra clave en la cual era empleada la grafía por aprender. Esta palabra era “leída” y luego descompuesta en sílabas. A partir de una de ellas,  aquella que contenía la letra que iba a ser trabajada, se formaba la familia silábica. A continuación, con las sílabas de la unidad y de las anteriores, se construía oraciones para ser leídas por los niños. Así, por ejemplo, en una unidad dedicada a la ‘s’ se partía generalmente de la palabra ‘sapo’, que contenía la nueva grafía, la ‘s’, y una grafía conocida anteriormente: la ‘p’. A partir de ella, de ‘sa’, se formaba la familia silábica: ‘sa’, ‘se’, ‘si, ‘so’, ‘su’. Con esas sílabas y las ya conocidas era fácil llegar a nombres (‘oso’, ‘asa’, ‘pesa’, ‘pasa’), a formas verbales (‘usa’, ‘pasa’, ‘pisa’) e incluso a palabras funcionales (‘esa’, ‘ese’). Ya con todo ello, los niños podían leer oraciones: “ese oso pasa”, “esa papa pesa”, etc.

Como se ve, el método era fácil para los maestros y los niños, pero casi siempre se llegaba a textos poco significativos, que no atraían a los niños ni retaban su intelecto para continuar aprendiendo. Puesto que se evitaba cuidadosamente palabras que contuvieran grafías aun no estudiadas, se terminaba por presentar oraciones bastante sosas como “nene come papa”, “mi mamá me ama”, “papá mima a nene”, etc.

2.- Así estaban las cosas hacia 1983-1984, época en que preparé mi libro URPI[1]. En ese entonces me hubiera gustado publicar un libro con una metodología distinta, que partiera de oraciones y textos más extensos, aprovechando para ello la experiencia del libro AMIGO, de la Reforma Educativa. Pero hacerlo constituía un riesgo: el método de AMIGO no había sido bien aceptado por los docentes, no era muy conocido ni estaba bien manejado, y hubiera sido necesario emplear carteles léxicos, material indispensable para un buen trabajo pero difícil de distribuir en librerías.  En esas circunstancias, URPI debía dar un paso de avanzada aunque sin alejarse lo que podían aceptar los maestros. Ese fue el acuerdo con la editorial que lo publicó.

3.- URPI terminó siendo un libro novedoso para la época: los niños coloreaban las ilustraciones, recortaban cartelitos y los pegaban en su sitio, unían carteles con figuras, recitaban, escribían, hacían prácticas de pizarra, etc., y con ello formaban su vocabulario visual, aprendían a decodificar palabras nuevas y, sobre todo, daban pruebas de que comprendían  los textos. El trabajo con el libro era individual pero se complementaba con actividades grupales dirigidas por el docente. Los maestros de entonces todavía trabajaban con aulas de 30 o 40 alumnos, y recibieron muy bien un material apropiado para que los niños trabajaran individualmente mientras ellos podían orientar a quienes necesitaban de un apoyo personal.

4.- URPI[2]  fue un buen libro y aun ahora puede seguir siendo útil. Todavía hay maestros que fotocopian páginas para usarlas como fichas con sus niños y muchos generosos amigos piden que lo haga conocer de alguna manera. Así que he decidido compartir a través de mi blog, no el libro, sino los ejercicios tipo que todavía podrían ser útiles de manera que los docentes que lo deseen los tomen como modelo para elaborar materiales propios dedicados a sus alumnos.

Para este efecto iniciaré una serie de artículos que denominaré “Recursos gráfico verbales para la enseñanza de la lectura” y en cada artículo hablaré de un tipo de ejercicio. Aprovecharé para fundamentarlo, para explicar su empleo y para proponer variantes. Muchos “ejercicios” podrán ser empleados para el trabajo en castellano y podrán ser aprovechados también en lenguas indígenas. Si fuera así, me alegraría sobremanera, puesto que mi mayor aspiración es servir a los niños, a todos, para que inicien su aprendizaje de un modo gozoso y productivo. En el título de cada artículo del blog solo mencionaré la palabra Recursos, pero ustedes ya saben de qué se trata.

Si desea recibir por correo el aviso de que ha sido publicado un nuevo artículo en el blog, bastará con que se suscriba pulsando el botón que se halla en la columna de la derecha.


[1] Conviene que los lectores extranjeros sepan que URPI fue un libro para el aprendizaje de la lectura. Era utilizado por niños de primer grado. En esa época todavía no se distribuía gratuitamente libros de texto por parte del Ministerio de Educación. Las editoriales privadas contrataban con autores particulares y publicaban los libros. Previo al contrato habían conversaciones sobre las características de los libros.

[2] La palabra ‘urpi’ es quechua y significa ‘paloma’ en castellano. El libro era para niños hablantes de castellano.

Anuncios

7 respuestas a Serie “Recursos gráfico verbales para la enseñanza de la lectura”

  1. Larry Salazar dice:

    muy interesante no sabia de la existencia del libro URPI tan bueno como la descripcion que hace.
    Sin duda alguna es merecedor darle un homenaje y reconocimiento y que nuevamente el gobierno tome conciencia de su uso en el aula.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Escribí URPI hace años. Sin embargo, muchas cosas pueden ser útiles hoy. Por eso estoy escribiendo estos artículos, con cierta nostalgia.

  2. WILMER VÁSQUEZ PAISIG dice:

    HOLA
    INTERESANTE ESTE ARTÍCULO, CREO QUE TODO LO QUE SIRVE PARA MEJORAR NUESTRO TRABAJO PEDAGÓGICO ES BIENVENIDO.

  3. Omar Lopez dice:

    Yo soy maestro de Historia, Geografía y Economía, se que mis estudiantes no leen bien; seguro que encontrare información valiosa para cambiar esto. Gracias Manuel.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Habrá visto, Omar, que en las tres materias que tiene a su cargo, los textos son distintos, y deben ser abordados de modo distinto. Los muchachos no saben haerlo, y la escuela debiera prepararlos para eso. Por lo pronto, más que explicar oralmente los contenido, sería mejor leer con los muchachos. Así el maestro daría pautas valiosas. Pero nos falta todavía implementar una metodología. Saludos.

  4. Todo artículo que sirve para mejorara nuestra labor pedagógica es bien recibida.

  5. Miriam Reyna dice:

    Buen artículo gracias Manuel por la información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: