NO APRESURAR EL CALENDARIO EDUCATIVO DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

Manuel Valdivia Rodríguez

En la inauguración de la conferencia  “Investigaciones sobre la autonomía de los bebés, niños y niñas: Alcances para la atención y educación[1], la Ministra de Educación, Patricia Salas O’Brien, se dirigió a los profesores y padres de familia, y dijo, tajantemente: “No apresuremos el calendario educativo de los niños y niñas en el aprendizaje de la lectura y escritura”. Fue bueno que lo dijera, pues en muchos centros de educación inicial se introduce prematuramente a los niños en el aprendizaje de rudimentos de lectura y escritura. Se lo hace prematuramente y, lamentablemente, muy mal. Varias son las observaciones que se puede levantar respecto de esa iniciación defectuosa. Entre otras, las siguientes son a nuestro juicio las principales.

En una secuencia normal de aprendizaje, la introducción al trazo de las grafías se hace en el marco de la lectura. Los niños comienzan a escribir lo que ya pueden leer[2]. Por eso, el aprendizaje de la lectura y la escritura se produce simultáneamente, como es lo aconsejable, pues así  la escritura se apoya en la lectura y a su vez la refuerza. Pero al enseñar solo el trazo de las grafías, como se hace en muchos centros de inicial, sin relación con la lectura, se termina por aplicar  un método alfabético (primero las letras, después las sílabas y las palabras) que fue dejado de lado hace mucho tiempo por la teoría pedagógica. Se comete, así, un gran error pedagógico – pues se está enseñando el trazo de grafías un año antes de comenzar con la lectura.

Pero además  se comete otra una gravísima falta. Se intenta que los niños aprendan a trazar grafías con formas de un estilo ligado, sin tomar en cuenta que, cuando llegue el momento de la lectura su aprendizaje se hará –como debe ser- con textos escritos con letra “de imprenta”, (script, century, etc.), que son formas no ligadas. Así, lo que consigan trabajosamente los niños en inicial les servirá de muy poco –o nada- cuando comiencen la primaria.

Hay más todavía: el aprendizaje de las grafías sueltas se produce con un procedimiento vitando: el de las llamadas “planas”. Los niños ejercitan la forma de las grafías repitiendo innumerables veces la misma grafía, lo que deriva no solo en fatiga sino también en un rechazo inconsciente de la escritura, que se mantendrá soterrado a lo largo de su escolaridad posterior. Es posible que la incuria en los trabajos escritos, la pereza para hacerlos, el desdén por la escritura en general, tengan su cuna en los años tempranos de la educación escolar por causa de un aprendizaje conducido con errores. Estas planas, por lo demás, que son torturantes en general, lo son más para los niños pequeños, que tienen todavía mucha dificultad para realizar el trazo fino de la escritura pues no poseen la madurez necesaria para la motricidad fina.

En relación con las “planas” de escritura hay algo más que decir. Muchos maestros acuden a este recurso porque los padres lo exigen. “Los padres piden tareas y si no las dejamos entonces dicen qué hace este profesor que no enseña”… “Mi sobrino que está en otro colegio ya tiene un cuaderno lleno y aquí ni siquiera unas paginitas han avanzado”… “Ese colegio es bueno. Los niños ya saben escribir, las cinco vocales, la b, la c, casi todas las letras. En cambio, aquí, los niños se la pasan con dibujitos”… etc. Y frente a quejas como estas hay profesores que bajan su resistencia. Por eso, lo que dijo la ministra fue también una reconvención para los padres, que casi siempre son los primeros en apurar calendarios. Los maestros deben ser en esto suficientemente categóricos para afirmar ante los padres que saben lo que hacen y que sus niños lograrán los aprendizajes esperados a su debido tiempo, sin prisas ni presiones.

El problema es que el ingreso prematuro a la escritura se halla estimulado en cierto modo por el propio Diseño Curricular (Ciclo II de EBR, p.67, edición de 2009). En el DCN  se describe la competencia relativa a Producción de textos (del Área Comunicación) diciendo: “Produce textos, empleando trazos, grafismos, o formas convencionales (letras) de escritura de manera libre y espontánea con sentido de lo quiere comunicar”. Se haya querido decir eso o no, el hecho es que se está proponiendo, para niños de cinco años, la formación de las habilidades necesarias para producir textos, escribiéndolos con “trazos, grafismos, o formas convencionales (letras). Y no es eso lo que se debiera esperar. Cosa muy diferente es propiciar que los niños participen en la producción de textos, como sucede cuando le “dictan” a la profesora el texto que quieren incluir en un algún obsequio para mamá o papá o cuando intervienen para construir una lista de palabras o un mapa conceptual, que es lo que sucede cuando el profesor arma un texto que él escribe con palabras o frases que sugieren los niños. Existe una metodología para producir textos con aportes de los niños, llevando adelante una actividad educativa útil en muchos sentidos: exponer u objetivar la experiencia de los niños; producir conocimiento; hacer que se tome conciencia de lo que es la escritura y para qué sirve; enriquecer el vocabulario visual, etc.  Todo eso es valioso, pero no es aun escritura personal, como lo exige el DCN. Este es sin duda uno de los puntos que necesita ser observado ahora que la administración actual del sistema está anunciando cambios en el currículo, pero es ya un tema que nos aleja de lo que pretendíamos en este artículo: Explorar aspectos subyacentes a la frase que hemos citado como título: No apresurar el calendario educativo de los niños y niñas.

Artículos relacionados, en este blog: Pastelero a tus pasteles: ¿escritura en la Educación Inicial?


[1] En la conferencia (30-11-11) las expositoras fueron Agnés Szanto, doctora en Psicología de la Universidad Paris VIII Saint Denis, y Myrtha Chokler, doctora en Psicología de la Ecole en Sciences Sociales, Paris. Los comentarios estuvieron a cargo de Paul Martin (representante de UNICEF) y José Rivero, experto en educación.

[2] Hay dos maneras de hacer esto: La primera consiste en culminar un tramo de lectura y proseguir con otro de escritura, y avanzar combinando el aprendizaje de ambos procesos. La segunda es avanzar con la lectura y cuando los niños ya leen por lo menos textos elementales entonces se los inicia con la escritura.

6 respuestas a NO APRESURAR EL CALENDARIO EDUCATIVO DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

  1. Edith Rios dice:

    Quisiera agregar que a esa prisa por enseñar a escribir, las maestras en inicial y primaria no insisten en la manera adecuada de cómo agarrar el lápiz para facilitar el deslizamiento de la mano al escribir. Pareciera que el fin último es que los niños escriban, no importa cómo, ¡pero que escriban! Hagamos el paralelo: cuando el niño empieza a comer, la madre se da el trabajo de mostrar cómo coger la cuchara ¿por qué entonces los padres no insisten con el lápiz? Pues porque ellos apuntan a que el niño termine las tareas.

  2. charisu dice:

    Por fin se toca este tema, es terrible ver cómo se queman etapas y no dejan a los niños disfrutar de su niñez,pues lo cansas con actividades que no son propias para su edad y que además no tienen mayor provecho para su educación.

  3. El origen del asunto parece mas o menos claro en la mente de los padres: En la lucha por la vida, el que llega primero gana, y si los niños aprenden a leer y escribir a los dos años de edad, mejor. Y el que sepa explotar esta característica de los padres de familia, subirse al carro de la comercialización marketera y decirles precisamente lo que quieren escuchar ganará mucha plata. Cuando hablamos de cruzada por la lectura y escritura deberíamos considerar también este aspecto. Saludos cordiales.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Personas hay que compran una plantita en maceta. El vendedor les ha dicho que, cuando crezca, producirá flores hermosas. Llevan la planta a la casa y cada día cuidan su crecimiento: la riegan, se aseguran de que tenga suficiente luz, añaden abono a la tierra, quitan los bichos, y esperan, esperan pacientemente que la planta florezca, pero no le estiran el tallo ni las hojas, no le ponen luz artificial: solo proveen las condiciones que necesita. En cambio, si tienen un hijo, se impacientan, le añaden tónicos, le ponen profesores particulares, quebrantan los reglamentos y los matriculan antes de la edad correspondiente, exigen a los maestros de escuela, piden tareas, exigen concursos, premios. No digo que todos, pero que los hay, los hay. ¿Lucha por la vida? Puede ser, amigo Bellina. Pero puede ser también algo de vanidad.

  4. Patty Vergara dice:

    Manuel:

    Estoy convencida que la Infancia hay que prolongarla y dejar que los niños aprendan en un marco de alegría y libertad. La ministra hizo una exposición brillante´, con mucha sensibilidad social que refleja el amor, respeto y valoración a la niñez. Realmente su discurso resume todo lo que tenemos que hacer los padres, educadores y la sociedad civil en su conjunto: proveer al niño de un entorno seguro y saludable en todo sentido.

    Parte de esa tarea consiste en no forzar aprendizajes que no tienen ninguna relevancia en esa etapa de la vida, para qué leer o escribir con un código tempranamente, si más lindo es leer y escribir como lo hacen los niños: a través del alma y de sus fantasías.

    Cómo decía el sabio maestro de escuela rural de Rusia, Vasili Sujonslinski “No se puede empezar a escribir la palabra”PRADO”, si antes no se ha percibido el aroma de las flores en primavera, el crujir de las hojas en otoño o la brisa y el frescor de la hierba húmeda en invierno.

    ….”Ya es hora, ya es hora, ya es hora de jugar, brinca, brinca brinca sin parar….”,. Por favor, dejemos vivir a los niños su Infancia, una etapa tan corta y tan maravillosa en la vida de todo ser humano.

  5. Maria Carmela Cueva Cueva dice:

    Maria Carmela Cueva

    Por mis pocos años de experiencia en la enseñanza de los niños he podido observar que los adultos estamos obsesivos en que nuestros niños sean más brillantes,sin darnos cuenta que nuestra desesperación de competividad mal llevada los estamos stresando,desesperando cansando y lo peor de todo los estamos haciendo infelices.Alguien decia nos estamos deshumanizando y es cierto hace dos decadas cuando comence me acuerdo que los niños cantaban,jugaban reian,ahora los niños lo unico que saben es desesperadamente resolver problemas,ir al internet conversar con la máquina y ya no sonrien.Qué estamos haciendo?, Qué nos esta pasando? porque todos estamos involucrados,les hablamos de valores y los maltratamos,son pocos los niños que ven a sus maestros con dulzura y con ganas de contarles sus pequeños confidencias,ya se ha roto la relación hermosa de maestro-alumno.
    Le agradezco profesor por darme la oportunidad de compartir con Ud. esta necesidad de poder expresar lo que siento,pero tambien estoy muy convencida que desde donde nos encontramos estamos haciendo con ellos lo mejor que podamos.
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: