ENSEÑANZA DE LA LECTURA: LOS MÉTODOS PARA EL PRIMER GRADO

(Agenda para la lectura en primer grado)

Manuel Valdivia Rodríguez


Existe una gran diversidad de métodos para la enseñanza de la lectura. Son tantos que, para ordenarlos, se ha hecho varios intentos de clasificación. Se ha hablado de métodos analíticos, sintéticos, mixtos; métodos de marcha ascendente o de marcha descendente; métodos globales, silábicos y alfabéticos; métodos que privilegian la comprensión y los que apoyan la decodificación; métodos eclécticos, etc.  Entre todas las clasificaciones, la mejor por lo sencilla y coherente es aquella que emplea como criterio para organizar los métodos el punto del que parten. Según ese criterio, existen dos bloques: métodos que comienzan con el aprendizaje de unidades no significativas y métodos que inician el aprendizaje empleando unidades significativas. En el primero se encuentran los alfabéticos y los silábicos; en el segundo, los que parten de palabras, frases u oraciones[1]. En este cuadro caben todos los que existen, que deben contarse por decenas.

Métodos que parten de unidades no significativas

Los métodos alfabéticos

Los primeros métodos empleados para la enseñanza de la lectura en el mundo occidental[2] comenzaban por presentar las letras del alfabeto, que son unidades no significativas. Lo primero que aprende trabajosamente el estudiante son los nombres de las letras; después, sobre esa base, decodifica palabras y puede leer frases y oraciones. Así enseñaban los griegos y los romanos del mundo antiguo, así enseñaban los preceptores en las escuelas parroquiales de los tiempos modernos y así se sigue enseñando incluso en nuestros días.  De esas épocas proviene aquel precepto sombrío, “La letra entra con sangre”, que denuncia lo penoso del sistema para el niño aprendiz. En épocas recientes se emplearon varios recursos inventados para hacer menos dura la iniciación de la lectura pero a la postre inútiles: letras en relieve, cartillas ilustradas, cancioneros, dominós y otros. Una variante moderna -aunque en el fondo también alfabética- está constituida por los procedimientos fónicos, que no recurren a los nombres de las letras sino a lo que se cree son los sonidos correspondientes a las grafías.

Estas prácticas se mantuvieron por costumbre pero no llegaron a tener un sustento teórico. No hay investigadores que las respalden desde sus disciplinas; por el contrario, son formas severamente criticadas por los expertos en metodología de la lectura.

Los métodos silábicos

Al cabo de muchos siglos aparecieron propuestas distintas de las alfabéticas. En el siglo XIX, especialmente en América Latina, surgen los métodos silábicos. Se enseña a los niños un cierto repertorio silábico; cuando lo dominan, pasan a leer palabras conformadas por las sílabas que conocen y luego siguen con frases y oraciones. El gran maestro argentino Domingo Faustino Sarmiento difundió un método silábico basado en “cantinelas”, que eran recursos nemotécnicos para que los niños pudieran aprender mejor ciertos repertorios silábicos. Una de ellas, por ejemplo, era esta: “da fe li mo nu // fe li mo nu da // li mo nu da fe //mo nu da fe li…”. Entre nosotros fue empleado  hasta mediados del siglo pasado un método basado en la siguiente secuencia: “a ma sa pa la ra ta”, que daba lugar a palabras como “masa”, “mamá” y permitía llegar a oraciones como “la mamá amasa la masa”. Luego, la secuencia variaba como “e me se pe le re te”, “i mi si pi li ri ti”, etc., en el orden de las vocales. No se necesita de más ejemplos para mostrar cómo eran los procedimientos silábicos, que parten de unidades no significativas aunque con existencia más concreta para los niños, puesto que las sílabas son fácilmente percibidas por el oído. Esa facilidad hace posible un cierto éxito en el aprendizaje, aunque los textos construidos con los repertorios silábicos que va conociendo el niño son insulsos y poco favorables para la comprensión. Ejemplos de estos textos son “mi mamá me mima”, “ese oso se asoma” o “mi papá toma té y mi tío toma mate”, con los cuales difícilmente se consigue una lectura verdadera, plena de contenido.

Métodos que parten de unidades significativas

Después de la invención de la imprenta, cuando en Europa se extendía la difusión de material impreso, hubo una mayor preocupación por el aprendizaje de la lectura desde la niñez[3].  Ya en el siglo XVII,  el gran pedagogo checo Jan Amos Komenský –a quien conocemos con el apellido latinizado, Comenio- publicó el libro para niños  titulado Orbis sensualis pictus (1658), El mundo visible en imágenes, destinado en principio al aprendizaje del latín mediante la lectura de palabras. Mostrando imágenes con palabras adjuntas, ese libro es el precursor de los procedimientos basados en unidades significativas: en este caso, basados en palabras. En efecto, una palabra es portadora de un significado. Su imagen visual, su imagen fónica y su significado pasan como una unidad a la memoria, que guarda todo ello en lo que se denomina el “vocabulario visual” de la persona, que es uno de los instrumentos imprescindibles para la el avance en la lectura.

En el siglo XVIII, varios autores postulan formas diferentes para el aprendizaje de la lectura, explícitamente distintas de las alfabéticas empleadas hasta entonces.  En el siglo XIV ya es notoria la aparición más o menos simultánea la aparición de procedimientos innovadores, unos basados en palabras y otros basados en oraciones[4].

Los métodos basados en palabras

Algunos métodos comienzan trabajando con palabras. Cuando los niños conocen visualmente un cierto número de palabras, se pasa a identificar letras que les son comunes, que sirven posteriormente como indicio para que los niños identifiquen otras palabras, no siempre presentadas por el libro o el maestro. Al mismo tiempo, se comienza con la lectura de frases y oraciones. Este procedimiento fue (es) muy aplicado en los países de habla inglesa, donde la lengua hace imposible el trabajo con sílabas[5]. Así, por ejemplo, con la serie de palabras “ball”, “basquet”, “bee”, “boat, “boot”, que se prestan para ir acompañadas de ilustraciones, resulta fácil descubrir la presencia de /b/ y su representación.

Un libro que tuvo gran éxito de ventas fue el de Glenn J. Doman, que los padres ansiosos pueden encontrar incluso en los supermercados limeños. En este libro, Cómo enseñar a leer a su bebé (Bs. As., Ed. Libros Tauro),  su autor recomienda presentar diariamente a los niños un cierto número de tarjetas con palabras, mostrándolas junto con objetos del hogar, para que el niño vaya asociando la palabra que ve con el objeto cuyo nombre escucha. Para basar su método, Doman recogió la experiencia de Tommy, un niño con daño cerebral que pudo aprender con este procedimiento. Este caso tiene un antecedente: la experiencia del sicólogo Jean Marc Itard con Víctor, el niño lobo encontrado a comienzos del siglo XIX en el bosque de Aveyron (Francia), que alcanzó a leer palabras aunque nunca pudo comunicarse verbalmente con los demás[6].

En castellano ha habido también experiencias de inicio con palabras. Libros como “Nené” y “UPA”, argentinos, están cercanos al procedimiento. En nuestro país lo están los libros para niños de Nicanor Rivera Cáceres y de Felipe Maestro, Hermano de La Salle.

Entre los materiales que siguen esta línea, hay una enorme variedad y también diversidad de calidades. Desde un punto de vista técnico, ésta es una buena alternativa para los países de habla inglesa pero no necesariamente la mejor para los lugares donde se habla el castellano, pues el paso de la palabra a la grafía prescinde de un recurso importante, el manejo de las sílabas[7], enteramente factible en la lengua que hablamos.

Los métodos basados en oraciones

Como los métodos que parten de palabras, los métodos que se inician con oraciones tienen ya larga data. Además, están seriamente respaldados por la investigación. Ovide Decroly – que no es el único pero sí el más conocido entre nosotros- proporcionó a comienzos del siglo pasado sólidos fundamentos para los métodos globales[8], entre los cuales se hallan los métodos de base oracional.

Los métodos de base oracional comienzan con oraciones a partir de las cuales se trabaja con las frases que las constituyen, en un sentido que fortalece el vocabulario visual, el manejo de la gramática y la lectura como un proceso de comprensión. A partir de allí se llega a las palabras y a las sílabas para volver al trabajo con nuevas oraciones, nuevas porque esta vez están conformadas por palabras y frases también nuevas. En los métodos de base oracional no hay manera de trabajar sin acudir al contenido de las oraciones. En ellos es imperativo que los niños comprendan plenamente lo que leen. Así, la lectura cabal es trabajada desde el primer momento. Esa es su riqueza.

En nuestro país hubo un momento durante la reforma educativa de los 70 en que se intentó trabajar con un método oracional, que muchos maestros recordarán ligado al libro “Amigo”, publicado por el INIDE. El primer texto motor, “tito juega con dora” favorecía el diálogo con los niños y permitía la construcción de oraciones con variaciones interesantes (tito juega, dora juega, dora juega con tito, con dora juega tito), variaciones que podían enriquecerse si se añadían carteles con nombres de los niños del grupo escolar. El segundo texto motor, “la mamá pasea con rosita”, permitía un juego similar y hacía posible combinaciones con palabras del primero: “tito juega con la mamá”, “rosita pasea con dora”, etc. Así se avanzaba hasta que, hacia la cuarta unidad se iniciaba el análisis silábico de palabras ya conocidas porque habían sido empleadas en textos cercanos a la experiencia de los niños[9].

Este método fue empleado también por el Proyecto Experimental de Educación Bilingüe, desarrollado en Puno en los 80, en cuyo marco dio lugar a los libros para el primer grado “Kusi” (en quechua) y “Katita” (en aimara). Recientemente es empleado exitosamente en el proyecto EIB que ejecuta Tierra de Niños con apoyo de la Fundación Stromme en Anchonga (Huancavelica)[10], con el libro  en quechua “Kusiwan Mayta”, título que juega con los nombres de los niños protagonistas de los textos: Kusi y Mayta.

FINAL

Hemos hecho este rápido recuento para hacer más visible el desorden metodológico que perturba actualmente el aprendizaje de la lectura en el país.

No obstante que los métodos alfabéticos están descartados por la teoría y la experiencia siguen siendo usados en las escuelas. Muchas son las instituciones y programas de Educación Inicial donde se inicia a los niños en la escritura de letras sueltas, grafía por grafía, con prácticas caligráficas prematuras y sin relación con la lectura. Esto no es siquiera una aplicación de un método alfabético –que se limitaba a enseñar las letras en forma visual.  Es peor, porque las introduce mediante la escritura.

En las aulas de Educación Primaria la situación no es mejor. Los procedimientos didácticos que se emplean no están dando los resultados que se esperan. Esto tiene en parte una explicación. En la década de los 90` se impuso oficialmente “el nuevo enfoque” y se desautorizó rotundamente otras alternativas metodológicas que hasta entonces estaban siendo aplicadas. Lo que se difundió fue una propuesta que, partiendo de textos “reales”, bajaba a letras sueltas, con un amplísimo salto nada justificado por la teoría. Poco conocedores de la nueva propuesta y prácticamente prohibidos de emplear otras, muchos docentes quedaron desconcertados  y el trabajo en el primer grado se debilitó hasta el punto de que ahora se necesita dos años para que solo una parte del alumnado sepa leer como se espera en el III ciclo de EBR.

Es difícil salir del atolladero, pero tenemos que hacerlo. Es importante que realicemos una evaluación no solo de los factores externos –cosa que ya se hace- sino de cuestiones medulares, una de las cuales es la relativa a los métodos de enseñanza de la lectura, y si hay que cambiar, hay que hacerlo.  En los últimos veinte años el conocimiento científico de los procesos intelectuales concernientes a la lectura ha avanzado mucho, y ya tenemos luces suficientes para tomar decisiones acertadas. Estamos en la obligación de hacerlo pues aprendizaje de la lectura debe ser una experiencia gratificante, en un momento de la vida escolar en el cual prácticamente se decide cómo será la vida académica posterior.

Invitación.- Si tiene interés por los artículos de este blog, puede inscribirse al mismo. Así, cada vez que se publique un nuevo artículo usted recibirá un aviso que anuncia la publicación de dicho artículo. Entonces recibirá, sin costo alguno para usted, el anuncio respectivo en su correo electrónico. Para hacerlo, basta con hacer click en el botón que aparece en el espacio de la derecha.


[1] Esta clasificación está expuesta en el libro: Enseñar a entender lo que se lee (Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005), de Berta Braslavsky , a quien le debemos otro excelente libro publicado en 1962: La querella de los métodos en la enseñanza de la lectura (Bs.As., Kapelusz). No es ella, sin embargo,  la única en emplear el cuadro clasificatorio que empleamos.

[2] La precisión es necesaria porque las lenguas europeas se valen de grafías para las consonantes y vocales, cosa que no es igual, por ejemplo, en árabe.

[3] Esta preocupación no existía antes, en la Edad Media, pues quienes aprendían a leer eran jóvenes destinados a la vida monástica o aquellos, muy pocos, que iban a servir en la vida palaciega. El afán posterior por la lectura desde la infancia tiene relación con la expansión de las iglesias protestantes (desde el siglo XVI), para las cuales la lectura personal de la Biblia era sobremanera importante. Esto explica por qué el saber leer era obligatorio en Alemania y en los países nórdicos, al punto que nadie podía contraer matrimonio si antes no había dado prueba de que podía leer textos bíblicos.

[4] En el libro  de J. E. Segers, La enseñanza de la lectura por el método global (Bs. As., Kapelusz, 1958, 298 pp.) se encuentra abundante información, aunque con datos escuetos, sobre la historia de los métodos en Europa y los Estados Unidos.   

[5] En castellano es fácil llegar a las familias silábicas de tipo consonante-vocal. Cada consonante, combinada necesariamente con las vocales, da lugar a cinco sílabas. En quechua y en aimara, a tres. Esto no es posible en inglés, cuyos hablantes tienen que recurrir al `espelling` o deletreo, operación nada fácil, que va de la palabra a la grafía.

[6] La memoria que escribió Itard es inhallable en nuestras librerías, pero se puede ver el hermoso film de Trouffaut, “El niño salvaje”, que es, en el fondo, un homenaje a los sicólogos y maestros que confían en las potencialidades del ser humano.

[7] Es preciso decir, rotundamente, que el hecho de trabajar con sílabas en algún momento intermedio del trabajo no hace que el procedimiento sea silábico. Es silábico sólo cuando se parte de sílabas.

[8] La mayoría de los textos de Decroly, que tuvo como colaboradora a Julia Degand, han permanecido sin ser traducidos al castellano. No obstante, su influencia en la pedagogía contemporánea es enorme: basta mencionar los centros de interés, la globalización en la enseñanza, y, por supuesto, la enseñanza de la lectura por el método global, tan ligados a su nombre.

[9] Está pendiente un análisis de lo que sucedió con el libro “Amigo”, que no tuvo en todas partes el éxito que se esperaba. Pero se puede adelantar dos causas: (i) Fue rechazado por muchos maestros, que en ese entonces se enfrentaron a la reforma, y (ii) la metodología que proponía no fue aplicada como se debía (los carteles léxicos y las tarjetas, inherentes al trabajo con las oraciones, pocas veces fueron usados y se dejaba que los niños aprendieran de memoria los textos de cada página).

[10] El método oracional es prácticamente el único que puede ser aplicado para el aprendizaje de niños que hablan lenguas aglutinantes, como son el quechua y el aimara. Explicar las razones será objeto de un extenso artículo, actualmente en elaboración.

About these ads

30 respuestas a ENSEÑANZA DE LA LECTURA: LOS MÉTODOS PARA EL PRIMER GRADO

  1. PROFESOR JORGE RODOLFO CASTRO MOSCOL dice:

    estimado profesor estoy muy agrdecido por su articulo referente a la didactica y metodologia de la enseñanza aprendizaje del lenguaje para basica regular,lo que me permite actualizarme y ponerlos en practica en el quehacer educativo le agradeceria que me siga enviando sus artulos referentes a educacion que dios lo bendiga deseandole suerte y exitos en su profesion

    atentamente PROFESOR JORGE RODOLFO CASTRO MOSCOL ( PIURA )

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Gracias, profesor Castro. Gracias por sus palabras y por sus deseos. Me alegra mucho que le parezcan bien los artículos que publico. Tengo la intención de seguir tratando asuntos de pedagogía del lenguaje, para compartirlos con los colegas de EBR. Puede ser bueno que se suscriba a mi blog, para que reciba una alerta cada vez que salga algo nuevo. Saludos cordiales.

  2. María dice:

    Estimado profesor, espero que no tenga inconveniente en que use su artículo para explicar los diferentes métodos de aprendizaje de la lectura. Si bien, vivimos en dos países diferentes (le leo y le escribo desde Argentina), nihil novum sub sole.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Me alegrará mucho que haga uso del artículo. No solo de ese sino de cualquiera de los que publico en el blog. Como usted dice con la frase latina, no hay nada nuevo bajo el sol. No digo nada nuevo. Solo he querido presentar en resumen el abanico de posibilidades metodológicas que se han empleado y emplean para la enseñanza de la lectura. Eso no quiere decir que todas sean recomendables. Cada vez estoy más convencido de que los métodos de base oracional son los que ayudan mejor a un real aprendizaje de la lectura, que desde el primer momento debe ser un intento de aprehender el contenido de los textos. Saludos fraternos desde Perú.

  3. Octavio dice:

    Podrian realizar una nota acerca de la enseñanza de la lectoescritura por medio de nombres propios

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Gracias. Es una buena sugerencia. La lectura del nombre propio puede aparecer en varios momentos del aprendizaje y para propósitos distintos. Prometo tocar el asunto en un artículo especial.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      En el futuro, en algún momento, tocaré el tema de la escritura, y tocaré sin duda el asunto de los nombres propios. Lo invito a seguir consultando mi blog. Saludos.

  4. Jamile Bonilla. dice:

    muchas gracias profesor por sus artículos publicados, son de gran importancia; ya que a través de estos podemos realizar con ayor efectividad nuestras tareas… muchas muchas muuuuuuuuuchas gracias.

  5. Profesor Valdivia, antes que nada quiero saludarle y desearle gran éxito en todas sus empresas. Gracias por apoyar a nuestro trabajo educativo con sus aportaciones tan interesantes, las cuales son un verdadero cúmulo de ideas para poner en práctica en nuestras aulas. Dios le bendiga.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Muchas gracias por sus palabras, Magdalena, tan alentadoras. Todos estamos en marcha por una grana empresa: cambiar nuestros enfoques y metodologías, a fin de conseguir un mejor desarrollo de nuestros niños, principalmente en cuanto al lenguaje, en todas sus esferas. Un saludo cordial.

  6. Armando Bautista dice:

    Gracias por su material, quiero comentarle que tengo una niña de 8 años que tiene problemas con la lectura no así con la memorización, me podría ayudar con algún consejo para poder ayudarle en su lucha, muchas gracias

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Cada problema es específico, señora Bautista, y habría que conocerlo más para proporcionar una ruta de solución. Tal vez los artículos que publico en mi blog puedan ayudarla. Seguiré publicando y por eso la invito a frecuentar mi blog.

  7. fidel silva dice:

    este informe esta muy bien pero me gustaria un poco que definieran en si en que se basa cada metodo de enseñanza para primer grado en la cual esta el fonetico, silabico, analitico (fas) entre otras….

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Los métodos que usted menciona son, en el fondo, líneas metodológicas aplicadas en todo el mundo, en diferentes lenguas. Muchos autores se han ubicado en una de estas líneas y han desarrollado propuestas específicas. Es el caso, por ejemplo, de Glenn Doman, que escribió el libro “Cómo enseñar a su bebé” y se adscribió en la linea global de palabras. Y como él, otros, con procedimientos distintos. No hay, pues, una sola fundamentación para cada línea, y por eso me sería muy difícil responder a su pregunta. Solo puedo decirle que estoy impulsando un procedimiento de base oracional, que incorpora aportes de cada línea metodológica, y que tal vez está abriendo una nueva. Saludos.

  8. Martha Sanchez Salinaz dice:

    hola profesor valdivia gracias por apoyar a nuestro trabajo EDUCATIVO,ya que a traves de estos podemos mejorar nuestro trabajo para dar un mejor resultado.podria recomendarme un libro para niños de primer grado.saludos.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Qué pregunta tan difícil me plantea, Martha. No hallo en nuestro país un libro que pueda recomendarle. Lo lamento; sin embargo espero que, con los avances que vemos en la teoría, comiencen a ser publicados mejores libros.

  9. mari ramirez tapia dice:

    gracias por su información. seria tan amable de decirme desde su punto de vista que método recomienda utilizar en la actualidad.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Recuerde, Mari, que nos proponemos enseñar a leer, es decir, a construir los significados que porta un texto. Y solo las oraciones son portadoras de un contenido. Por ello, adhiero a cualquier procedimiento que lleve a una oración comprensible para el niño, y a partir de allí trabajar con procedimientos que lo ayuden a la comprensión. Pero estoy convencido de que, con ese comienzo, se debe seguir con dos rutas complementarias: la formación de un vocabulario visual cada vez más amplio y la enseñanza de estrategias de decodificación. Poco a poco me extenderé en eso porque creo que es el único camino. Saludos cordiales.

  10. VERO dice:

    gracias… su blog me ayudo mucho a despejar unas dudas que tenia, ya que estoy terminando mi carrera de ser docente de grado, desde Argentina gracias muchas gracias….

  11. Super genial y muy prácticos sus aportes que DIOS le bendiga por toda su colaboración.

  12. jacinta torbisco dice:

    JACINTA TORBISCO
    ME AYUDAN MUCHO SUS ARTICULOS Y DESPEJAN MIS DUDAS, ME ESTAN SIRVIENDO DE INSPIRACION PARA PLANTEAR MI TESIS DE MAESTRIA. MUCHISIMAS GRACIAS

  13. Ana Sandoval Duhalde dice:

    Estimado Profesor Manuel

    Soy Educadora y Psicopedagoga, vivo en Chile y he recopilado bastante información con respecto a la lectoescritura y comparto profundamente sus principios, considero que esta enseñanza debe partir de oraciones con sentido y portadoras de un verdadero conocimiento. Yo elaboré un método propio, con el cual llevó aplicandolo con mis pequeños en Kinder y ha sido fantástico, llegan a 1º básico leyendo y escribiendo y lo más interesante es que también comprendiendo. Llevo 3 años en la aplicación y tengo resultados óptimos. Incluso he realizado los seguimientos y los niños que ahora están en 3º básico han obtenido resultados muy altos en sus evaluaciones de lectura, escritura y comprensión lectora. En estos momentos estoy modificando algunas cosas y agregando otras para completar mi trabajo, que harán posible un material que no sea tan solo entretenido para los niños sino que realmente sea efectivo en la enseñanza-aprendizaje de la lectoescritura y comprensión de textos en los alumnos más pequeños. Todavía me queda un camino por recorrer, ya que debo realizar las ilustraciones finales que darán vida al método.
    Gracias por sus publicaciones, son de mucho interés.

    • Manuel Valdivia Rodríguez dice:

      Aprecio mucho su comentario, Ana. Es grato saber que en nuestros países se están produciendo muchas experiencias innovadoras en el campo de la lectura. Es momento de ir conociéndonos, de ir intercambiando ideas y de ir difundiendo lo que pensamos. Por las mediciones de la UNESCO sabemos que en América Latina todavía sufrimos, todos, un cúmulo de problemas que requieren urgente solución. Solo un trabajo conjunto puede dar frutos. La invito a compartir sus ideas y propuestas y pongo a su disposición los espacios de mi blog, que felizmente es ya bastante frecuentado en muchas partes. Reciba un saludo cordial desde Perú. Chile me es muy querido, entre otras razones porque mi padre nació allí, en el norte, y ya joven se vino a Perú, donde conoció a mi madre y se casó con ella en el Cusco.¿Comprende usted porque he recibido con mucha alegría su mensaje?

  14. jorge aguilar rodriguez dice:

    Interesantisimo el escrito sobre las metodologias de la escritura, le mando un cordial saludo y espero seguir contando con sus articulos.
    Desde tarimoro, guanajuato, Jorge Aguilar Rodriguez. Maestro.

  15. yanet poma dice:

    Excelente información me ayudó mucho

  16. Pedro Funk dice:

    En mi responsabilidad de formador de profesores felicito por la preocupación sobre el tema del aprendizaje de la lectura. Paso a sugerir alguna bibliografía relativa a las tendencias actuales, sustentadas en modelos lingüístico textuales y enfoques cognitivos:
    “Formar niños lectores de textos”; “Formar niños productores de textos”,,”Niños que construyen su poder de leer y escribir”, de Josette Jolibert.
    “Aprender a formar niños lectores y escritores” de Gloria Inostroza.
    “Interrogar y producir textos auténticos:vivencias en el aula” de J.Jolibert y equipo de profesores de aula.
    “Leer y escribir para vivir” de Montserrat Fons.

  17. carlos dice:

    El contenido estuvo interesante y me fue de mucha utilidad gracias

  18. Marco Cevallos Jara dice:

    FELICITACIONES
    Es maravilloso sus contenidos, poder realizar una educación que haga de cada persona un ser que armonice la vida del planeta, es la mayor riqueza. Adelante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 793 seguidores

%d personas les gusta esto: